La consejería de Justicia –que hay que fijarse en el lío que está organizando esta señora con la construcción imprescindible de las nuevas Ciudades de la Justicia– actúa en Sevilla justamente al revés que en Huelva. Verán: si en Huelva alega que la Ciudad no se hace porque el Ayuntamiento racanea a la hora de facilitarle la parcela que ya le dio en un Pleno, en Sevilla sostiene, justo al contrario, que la parcela cedida por el Ayuntamiento no le interesa para nada y que va a negociar ella por su cuenta otra nueva con tal de no retrasar la obra. ¿En qué quedamos, por qué es bueno para Huelva lo que para Sevilla es malo, o al revés si lo prefieren? El partidismo de la Junta, que es explicable si me apuran en términos generales, resulta inaceptable en materia de Justicia. Eso es algo que el TSJA debería defender (como ya hizo, por ejemplo, nuestra Audiencia) en lugar de servirle de capote a la consejera del ramo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.