Buenas palabras se las han dado todas al mediático padre de la pobre niña Mari Luz. Desde el Presidente del Gobierno al anterior ministro de Justicia pasando por el Sursum Corda. Pero sólo buenas palabras. De lo demás, ni flores. Y ahora, para colmo retiran al funcionario de refuerzo que hacía lo que podía en el Juzgado que lleva el caso, a pesar de que una funcionaria del mismo ha causado también baja, y de que la propia Fiscalía ha avisado del retraso inevitable en estas circunstancias. Hay una buena noticia, no obstante: la prometedora actitud de la nueva consejera de Justicia que, a diferencia de la anterior, sí sabe lo que trae entre manos. De ella cabe esperar un gesto positivo que ponga fin a este despropósito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.