Nueva promesa municipalista del PSOE. Se trata, en esta oportunidad, de prometer una ley de financiación de los Ayuntamientos y de la cesión de competencias autonómicas a las corporaciones locales, negocios ambos que hace tiempo que deberían ser abordados y que han sido comprometidos en vano muchas veces sin el menor resultado. La idea es buena porque no hace sino aplicar la Constitución y el Estatuto y, de paso, porque hasta el partido en el gobierno parece haberse dado cuanta al fin del estado casi terminal de muchas corporaciones locales, entrampadas hasta las trancas y privadas de sus recursos. Otra cosa es que los propios ayuntamientos deberían plantearse la conveniencia de renunciar a objetivos que ya lo son de la autonomía y que ésta debía enfrentarse de una vez al hecho de que las Diputaciones –aparte de colocaderos de clientes partidistas–  son instituciones anacrónicas y disfuncionales, igualmente redundantes con la autonomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.