Hace falta buena fe y no poca ingenuidad para decir, como ha dicho el presidente Juanma Moreno, que en el zafarrancho del Gobierno de Sánchez el “peso de Andalucía” (¡?) se verá reducido. ¿Habla en serio o ironiza el Presidente cuando dice apreciar en Carmen Calvo, el juez Campo o “Chiqui” Montero apoyos a nuestra autonomía, conociéndolos como, seguramente, los conoce? Sería bueno evitar en política los excesos corteses y mejor si cabe, llamar, por una vez, a las cosas por su nombre, pero no es ni siquiera disculpable desorientar a la opinión pública con criterios tan peregrinos. Andalucía ha estado más ausente que nunca del Gobierno precisamente desde que él logró voltear la vieja tortilla. Y si Sánchez le prestó alguna vez atención fue sólo para perpetrar su antigua y enconada venganza contra Susana Díaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.