Se ha elogiado no poco, pero quizá menos de lo que merecía, al consejero de Educación, Javier Imbroda. Y ahí lo tienen, sereno pero engallado, defendiendo una gestión que, a la vista está, no resultaba fácil en  momentos tan confusos como los que vivimos. Defiende Imbroda una pedagogía no ideologizada, el derecho de los alumnos a ser enseñados y no catequizados, y rechaza las extravagancias impuestas como la obsesión sexista o el lenguaje “inclusivo”. Pero –a Dios rogando y con el mazo dando—ha conseguido aumentar el gasto en educación nada menos que en ¡20.000 millones en tres años! Es posible que la suya resulte finalmente la mejor gestión educativa a pesar de las peores circunstancias. No se trata de comparar sino, simplemente, de abrir los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.