No se le ocurre ni al famoso que asó la manteca plantarse cara al público con los datos del paro de setiembre en la mano –cuatro de cada diez nuevos parados españoles son andaluces—y decir, como si el personal fuera tonto de baba, que “claro que se ven brotes verdes en la economía andaluza”. Ese consejero de Trabajo se desliza sin vértigo por el plano inclinado que es la sofística griñanesca, lo que hace tener –no tanto por él mismo como por todos los administrados—que acabemos este mal viaje estrellados contra el muro de la realidad. ¡Brotes verdes! Hay metáforas que matan y otras que te remiten directamente al limbo, incluso en vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.