Tras el golpetazo que ha volcado el poder central, el autonómico, al menos en Andalucía, se retuerce en sus banderías y contradicciones. Vean al PP cargar contra la presidente Díaz, a IU hacer lo propio y a Ciudadanos amagando sin cesar frente a su socio de gobierno, mientras ella carga, a su vez, “erga omnes”, mecida por las encuestas y pendiente ya de las elecciones del otoño. Si llegamos a esos comicios lo haremos hechos añicos fuera y dentro de los propios partidos, y con los ciudadanos en estampida, más escépticos que nunca. La bronca está servida, que el Poder es la comida de las fieras y el civismo la fatal pasividad del redil. Si doña Susana gana de nuevo, el “régimen” habrá durado ya más que duró aquella rentable Dictadura que la mayoría de estos beneficiados canónigos no conoció ni de lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.