Leo divertido en el periódico que en Carboneras –imaginen a donde han ido a poner la era, a estas alturas– la Justicia ha abierto una investigación para poner en claro las circunstancias en que han sido edificadas ciertas “casas ilegales”. ¡A buenas horas mangas verdes! ¡Pero si entre Marbella Y Chiclana (por no emborronar mas el mapa autonómico) hay miles de viviendas sin papeles cuya “legalización” propugna la Junta a costa, naturalmente, del contribuyente! Hay provincias donde incluso se han registrados casos (en plural) de alcaldes y concejales que han construido las suyas sobre terrenos prohibidos camufladas como casas de labranza, y ahí las tienen, tan campantes. Ahora que lo que tendría guasa sería que en Carboneras se echaran abajo esos chiringuitos mientras porfiado el hotel condenado por el ministerio y la Junta sigue en pie. El urbanismo es un cachondeo con la única condición de que el/la cachondo/a tenga siquiera un par de galones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.