Bollulleros en lucha

Dos años le ha costado a la familia bollullera que recurrió su derecho a que no le “adoctrinaran” (el término es de la propia sentencia que ahora dicta el TSJA) a sus hijos en la escuela. Pero lo han conseguido y en circunstancias que deberían provocar al menos una explicación y excusa de la Junta, ya que, además der “adoctrinador”, el texto que se aplicaba con permiso de la autoridad, dicen los jueces que carece de “la necesaria neutralidad ideológica” y hasta que va “contra los principios constitucionales”. Un palo para la postura oficial y un  argumento para los objetores que puede dar mucho de sí todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.