El sindicato de clase UGT, ‘hermano’ del PSOE, ha eliminado de su página web las críticas que libremente habían enviado a la misma los trabajadores de Diputación, temerosos de que los dispendios institucionales de todos conocidos contribuyeran a perjudicar los salarios. Eso se llama sumisión, servilismo, estómagos agradecido y lo que ustedes quieran, todo menos solidaridad. Está a la vuelta de la esquina el “pacto de concertación”, que es la bicoca que permite vivir con opulencia a los “agentes sociales” y., como comprenderán, no es cosa de arriesgarla por permitir su desahogo a unos trabajadores, qué coños. El papel de UGT en Diputación hace años que está mojado, como CCOO se ha encargado de demostrar tantas veces. Esto último no ha sido sino una defección más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.