El alcalde de Punta Umbría aplicó en el pleno de antier el principio de que en bocas cerrada no entran moscas. Ni pío sobre las subvenciones millonarias recibidas por su negocio de la Junta, desproporcionadamente mayores que las adjudicadas al propio Ayuntamiento. ¿Y qué iba a decir, el hombre? Lo que no sé si será cierto es que este negocio no va a ser nada comparado con el del pelotazo que le concedió Turismo para unas obras de rehabilitación de su espléndido restaurante que hasta hay quien dice que nunca se llevaron a cabo. Ya se verá. De momento, el alcalde calla y su partido hace como que ni se entera. Sería una pena, pero el mogollón municipal de Punta tiene todas las trazas de acabar mal.

1 Comentario

  1. tb tiene q justificar lucia(concejala de la oposición del pp)las subvenciones recividas unos 200 kilitos y por casualidad no fue al pleno!!pq?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.