Uno entiende la preocupación generalizada de muchos a la vista del “atado y bien atado” que el presidente Moreno heredó de doña Susana, un bloque que parece impedirle reformar lo mucho reformable que sería menester reformar en los famosos “chiringuitos”. Y sobre todo, en uno que mantiene su hostilidad manifiesta al cambio, como es Canal Sur. Nada se puede hacer para renovar siquiera el puente de mando de “la Nuestra” –se viene diciendo. ¿Ah, no? ¿Y cómo se las arregló entonces Sánchez para arrasar nada más entrar, y con menos apoyo parlamentario todavía, la RTVE? ¡Pues por decreto! ¿No se podría intentar desde la Junta esa vía rápida por la que el Gobierno de la nación circula desde que llegó suelto de manos? Quizá el presidente Moreno (huy, con su socio, claro) debería planteárselo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.