Al responsable del andalucismo de partido, tras mostrarse a las claras dispuesto a gobernar con Chaves varias veces, parece que ha descubierto la pólvora para una eventual colaboración con un eventual PSOE no mayoritario en lo que él llama la “opción Revilla”, es decir, ni más ni menos que la posibilidad de que Chaves o Arenas le dejaran la presidencia ¡a él! para integrarse como simples socios en un proyecto que dejaría fuera, en todo caso, al partido más votado. No se arredra Álvarez ante el mogollón de críticas que aquella oscura maniobra de Cantabria acumula desde hace años, sino que la propone como ideal para nuestra tierra, como si Chaves no hubiera demostrado aquí ya que un “régimen” como el suyo puede sobrevivir incluso a lo que él llama la “pinza”. Sueños de novato, pero sueños nada nobles, proyectos torcidos y desleales, trucos y retrucos que, fuera de poner en ridículo a quien los propone, un lograrán mucho más. El andalucismo iba mal con los dirigentes “históricos”. Con los “renovadores” se ha quedado en un chiringuito. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.