Sabemos que la Junta autónoma (pero menos) actúa rigurosamente a remolque del “Gobierno amigo”. Toca ahora ver qué hace a la vista de las medidas de “recorte” anunciadas ayer por ZP. Lo previsible es que repercuta la bajada salarial sobre los funcionarios sin plantearse siquiera la imprescindible reforma del “sector público” –ese nuevo ‘INI’ que se ha ido construyendo a cencerros semitapados—que grava el coste real de la gestión pública andaluza en términos insufribles. Y es probable que paguen los más débiles mientras se mantiene el desbordado tinglado “paralelo” y, por supuesto,  que ello ocurra contando con el silencio del sindicalismo financiado. Griñán no ha hecho nada hasta ahora contra la crisis. En adelante, mejor o peor, no tendrá más remedio que reaccionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.