Se asombra ZP de las “cosas asombrosas en torno a presuntos espionajes” conocidas en la batalla de Madrid por el control de su gran caja de ahorros. ¿Y no se inquietó, acaso ni se enteró, de las cosas asombrosas ocurridas en Andalucía en torno al espionaje perpetrado en alguna caja que llegó a salpicar al presidente Chaves y a su pretorio, y que movió a éste a sentar en el banquillo –sin éxito, por cierto– a los periodistas que osaron informar responsablemente de aquel enredo? La paja y la viga, lo de siempre, pero una vez más el descaro de utilizar contra el rival lo que se protesta cuando se utiliza contra los propios intereses. Por espiar, en España se ha espiado hasta al Jefe del Estado, al mismísimo Rey. No sé, pues, de qué se asombra ZP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.