No sé si el amanuense que confeccionó los test de Canal Sur incluyendo una pregunta sobre la imaginaria relación del ex-presidente Aznar con la ministra Dati, lo hizo por su cuenta o siguiendo ingeniosas sugestión superior. En cualquiera de los dos casos, la broma es una vileza como lo hubiera sido preguntar por el GAL, por el “caso Montaner” o por los hermanos de Chaves, temas más relevantes, a todas luces, para un aspirante a periodista, que aquella leyenda rosa. Canal Sur no sólo se comporta como la voz de su amo sino que hace méritos y menea el rabo para que el amo se fije en al propiedad de su papel, pero lo peor es el grado de bellaquería y de mal gusto que implica una maniobra de esa naturaleza, merecedora tal vez de que el CAA le diera un tirón de donde fuera preciso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.