Protestan los vecinos de Beas por la situación en que vive el ayuntamiento que desplazó a la alcaldesa del PSOE a la que el Tribunal de Cuentas reclama la devolución de una fortuna pública que ha desaparecido de la caja fuerte. Le dicen el delegado del Gobierno –cuya difícil situación, como dependiente partidista, ha de tenerse en cuenta—que si está esperando a que ocurra una desgracia mayor para adoptar medidas de protección de unos ediles que reciben llamadas anónimas inquietantes incluyendo amenazas de muerte, y llevan toda la razón, aunque habría que tener cuidado de que estas infamias no estén sirviendo como cortina de humo para ocultar el asunto de fondo, que no es otro de saber dónde está el dinero desaparecido y recuperarlo. Lo de Beas no tiene nombre. El PSOE de Barrero, teniendo mucho enredo a sus espaldas, está jugando allí una de las partidas menos decorosas que se le recuerdan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.