La mejor defensa, un buen ataque. Chaves insistiendo, por ejemplo, en que “se ha demostrado” que el (segundo) ‘caso’ que lleva su apellido –el de la concesión de más de un millón de euros a la empresa apoderada por su hija– se habría probado que no era más que “un montaje, una auténtica basura política derivada del rencor y para tapar las vergüenzas del PP”. Los hechos, sin embargo, lo acusan con tanta vehemencia que se explica que se negara a que el ‘caso’ fuera investigado en el Parlamento. Lo único no discutible es que, en efecto, de basuras hablamos y que tiene su lógica que se intente taparlas. Aceptada de antemano la decisión de la Justicia, los hechos están ahí y no cabe duda de que son elocuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.