IU ha echado sus barbas a remojar por lo que pudiera derivarse de la instrucción del caso de los ERE fraudulentos y las prejubilaciones falsas, un saqueo en el que ha participado demasiada gente. Por eso su portavoz parlamentario se ha apresurado a señalar que “sus” tres consejeros nada tienen que ver con el gran chanchullo, sin dejar de mostrar su inquietud para el supuesto de que la investigación llegara a salpicar al cogobiernillo. IU va en la cuerda floja, y hay que reconocer que su postura no es cómoda, pero eso es algo que la coalición sabía antes de pactar con el PSOE. IU no acaba de descubrir a la “caterva de golfos y golfas que se han enriquecido”. Si los denuncia ahora es precisamente para que lo parezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.