El ‘Cavaliere’ Berlusconi ha querido ratificar la índole eminentemente barroca de la política actual instalando en su espectacular villa sarda de ‘La Certosa’ un volcán artificial cuyas erupciones artificiales emiten fuego y lava que discurre vistosamente por la ladera hacia un lago vecino. Los vecinos de una aldea próxima, alarmados por el espectáculo que creyeron catastrófico, no se pensaron dos veces llamar a los bomberos que se personaron raudos en la famosa finca para rechifla del personal curioso que espiaba la ocasión. El propio Franco Zefirelli, un shakesperiano tan empalagoso, ha elogiado sin tasa el invento del expresidente resaltando el valor de su imaginación y calificando de “maravilla” esa demostración de friquismo ‘high society’, pero a mí la anécdota me sugiere un trasfondo mucho menos banal, porque si a algo remite ese empeño deslumbrador es a la dificultad de los políticos apeados del poder para reasumir su condición de ciudadanos del común. El propio recurso a la teatralidad barroca –ya Maravall explicó esa cultura como una vasta operación de propaganda política y religiosa–, el hecho de que un Berlusconi recurra a los mismos trucos que manejaron los Austrias para mantener su prestigio en plena decadencia—naumaquias en el estanque de El Retiro, epifanías teatrales, recurso constante el “deus ex machina”– , resulta sobradamente significativo y descubre desvergonzado la tendencia hipnótica del Poder, su vocación ilusionista frente a un pueblo que se expresa como masa y a una masa que se transforma en público en cuanto alguien prende la mecha e ilumina la noche cotidiana con los fuegos de artificio. “No puedo aflojar, porque media Italia me quiere duro”, dice él. Y es verdad, que es lo malo. Menos mal que esta vez en lugar de una ‘marcha sobre Roma’ el ‘duce’ se contenta con su volcán de juguete.
                                                                xxxxx
No me figuro a Aznar haciéndose injertos capilares ni construyendo un volcán, aunque hay que reconocer que poco faltó para la odisea vulcánica en los fastos escurialeneses de la boda de su hija a la que, por cierto, asistió engominado el otro. Aznar no hace esas tonterías pero ha inventado un juego peligroso que se llama FAES y que consiste en virtualizar su presencia política en el mensaje ideológico, de forma y manera que el referente de la derecha española no sea su líder actual sino el que ya no lo es, de modo y manera que, lo antes posible, todo vuelva a ser como fue. No creo yo que a Aznar también lo respalde hoy la mitad de los españoles, y menos si sería capaz de volver por donde se fue para obtener esa imprescindible mitad más uno que –gracias a la estrategia aislante y a los pactos nacionalistas– parece hoy por hoy más que improbable. Pero la lección está ahí: en Cerdeña, donde Berlusconi entretiene sus ocios asustando a los paisanos con su volcán de pega, o en España, donde Aznar, a rastras de cierto complejo saturniano, le siega diariamente la hierba bajo los pies a sus propios herederos para que no acaben de echar raíces profundas. Un poco como González hace con hace con ZP dejando caer que no tiene una política fundada o simplemente que “está loco”, pero salvadas las distancias. Son excepcionales los políticos que se resignan con su caída y más raros todavía los que asumen su decadencia fatal, los michelines de la fama y las ojeras profundas de la impotencia. Y abundantes los Zefirelli que los jalean en plan palmeros en lugar de recordarles, como el esclavo a los vencedores romanos, que la victoria es casi siempre pírrica y que no hay ni bien ni mal que cien años dure. Cualquiera sabe qué será de Berlusconi en su complicado país, pero en cuanto a Aznar no es difícil sacar la conclusión de que va a contribuir gratuitamente a la ingeniosa estrategia de ZP de radicalizar al PP a base de achicarle espacios como los defensas hábiles. ¡Vaya chasco el de los bomberos, colegas! Entre nosotros, en cambio, nadie se alarma siquiera ante la erupción de la FAES.

25 Comentarios

  1. Es verdad, no se resigna ninguno a perder el poder, nada llena ese hueco. El caso de González es patente, aunque él se alivia haciendo de manijero de millonarios mexicanos o sátrapas marroquíes. El de Aznar es patético, como diría mi hijo (sin saber lo que dice, claro). Ajustado análisis y buena advertencia al PP. No se preocupen demasiado, porque nadie ha de hacerle caso.

  2. Vaya piropos que le echaba ayer Vaz de Soro: entre onubenses anda el juego, ¿no?, pues mejor así, porque significaría que se puede ser profeta en su tierra. Jagm lo es, lo he visto muchas veces, y ayer lo confirmé leyendo el generoso y justificado elogio de un gran novelista como el autor de «El infierno y la brisa».

  3. Mecachis. Y yo ayer sin poder pillar cacho en los interneses. P-u-t-a tecnología que te la juega a la que salta. Excelso, proclamo, el artículo de ayer. Y, cómo no, los sesudos comments de los habituales -bienvenidos, tronks- y hasta de los intermitentes, ahora sí, ahora no, ahora sí… Eso sí los altos y cuasi papábiles que usted y yo sabemos deben andar en sus olimpos, demasiado alejados de los mortales.

    Al Aznarín, kaña, que para éso hace méritos. Al dulce Raxoi -uy, se me h’as capao en galego- también habría que darle su kañita, por blandiblú y etéreo, ¿a qué huelen las nubes? ( A ocalipto quemao, gili. ¿Recuerdan aquel fandango : «Tres cosas tiene mi Güerva, que no las tiene Madrí; la Rábida y Punta Umbría y más ocaliptos qu’en Australia»? Pues pillas tó seguío la verdadera autopista del Atlántico, y de Santarem para arriba, hasta llegar in Finibus terrae, tó es ocalipto. Debajo no crece la hierba, ni pace la vaquiña ni caza el raposo, y su madera quemada bien vale para pasta de papel, pero muuucho más barata. He dicho.)

    Otro paréntesis. (¿Se acuerdan de «Bajarse al moro»? Sí, hombre, aquel Juan Echanovito, adictillo a la yerba ketamera, tan bueno, tan ingenuo, tan amigo de aquel Humprey que mantenía en su jaulita. Pues vivan veinte años en el limbo y vuelvan a una sala mini de esas que incluso en la última fila terminas mareadita, de cerca que estás de la pantalla, con olor a maíz gonflado, toma ya. ¿Y qué se encuentra una? Pues a una familia islámica, padre gordo y buenatón, musulmanitos que son la hostia bendita de buenos, cariñosos, generosos, amistosos, benéficos, caritativos… lo siento, pero no quiero recurrir al diccionario de sinónimos para seguir empalagando. Al gordo se le escapa decir que es dueño de su hija y que ahora ya es propiedad de su yerno, pero entre tanto almíbar casi ni se nota. No sé si también se le escapa decir que jamás casará a su hija con un perro infiel, por lo que el bobito de turno hace como que se apunta al jámala ja. Pero, ya digo, ni se nota. Y un Madrid multicultural, risueño, apacible, donde conviven no las tres culturas de siempre, sino mil trescientas doce, todas en sublime armonía, en paz y en karma. Tó er mundo é güeno, que diría nuestro bienamado Summers.

    La tostá se descubre al final. Pero al final del tó, incluso después del the end. En los títulos de crédito aparece una soge-nosécuantos, más el canal +, más el Ministerio de Kurtura de doña Calvo, más televisión española, se supone que la una y la dos, las campanas del reló. Que todos hemos puesto algún leurito de nuestro bolsillo, vaya.

    Esperaba impaciente ver otra vez los afiches para identificar al director. No me cabe la menor duda, con tanto buenismo, con tanto diálogo de civilizaciones, con tanta asuquita pegajosa de que es nuestro zapatético primer ministro. Lo que pasa es que la ha firmado con seudónimo. Nos ha merengao).

    Caro Fratricello, mínimo y dulce pastor de esta bloggería descarriada, bienvenido al prado ceniza de esta Expaña hosca como tu pardo sayal. Que los dioses domésticos de la salud y de los pequeños placeres te bendigan.

  4. Post scriptum. Cabeza la mía. A don Beturia, con el mayor respeto. Le quedaría eternamente agradecida si me hiciera llegar el citado artículo de nuestro ilustre paymoguero, uno de los pocos escritores de que puedo presumir haber leído de la cruz a la raya.

    En poliepi@yahoo.es tiene usted del buzón de esta su humilde servidora.

    Es gracia que espera alcanzar del recto y generoso proceder de vuestra merced, cuya vida alargue generosamente la divina providencia.

  5. Mi doña Epi: el art. de Vaz está en la pág. 4 de El Mundo Andalucía de 19/08/06. Como no está informatizado, bien lo sabe usted, no puedo hacer otra cosa que decirle que se trataba de un elogio grane y justo de la columna sobre la Felicidad que jagm escribió aquí el mes pasado. Ma llamó la atención el tenor del elogio, los calificativos generosos, dado que Vaz de Soto no es persona que prodigue elogios. Pero lo que decía supongo que lo hubiéramos compartido todod. Bueno, todos menos algunos, menos Marco Trebonio tal vez, ¿se acuerdan por un casual?

  6. No se equivoca, Beturia, lo sé porque yo fui con él al menos una vez, que por cierto, no nos dejó la Guardia Civil pasar de cierto punto de la carretera. jagm tendrá sus defectos pero nunca tuvo pelos en la lengua. En este tema del guerracivilismo está dando una lección. Hoy le he escrito a parte, comentando con él lo que supone que estén apareciendo en los periódicos –por primera vez en un cuarto de siglo– mortuorias «políticas» en memoria de fuislados del bando republicano, esto es, frentepopulista. Una cuestión grave, que merece que se medite y obliga a no permitirse expansiones sentimentales ni impsovisadas.

  7. No se preocupe, doña Epi, que estamos al quite. De entrada, bienhallados, todos. Luego subrayar que el palo que don jagm le da hoy al señor Aznar es de órdago a la grande. Pero ya verán como eso no se lo tiene en cuenta casi nadie, y menos sus detractores interesados, y no quiero dar nombres. Yo no había escuchado un alegato tan medido y bien trenzado denunciando el intrusismo de Aznar en la política del PP actual, y sus riesgos. gm lo deja claro como el agua y no se lo piuensa dos veces para darle fuerte y flojo al gran mandarín. Y al otro, por supuesto. Aquí hay lañe para todos, pero se reparte cons entido de la equidad.

  8. No sé a quien beneficiará ese ataque a Aznar, pero me temo que ni a Rajoy siquiera, puesto que es el aprtido el que pierde con él. Al PP le sobran críticas en los medios progubernamentales, ¿no cree sr.gm? ¿O es que se trata de justificarse haciendo alarde de equidad al apalear a Aznar y González a la vez? Todo lo dicho va sin mala idea y con afecto, porque soy asifua de su columna y de este blog.

  9. Es estupendo lo del «c0mplejo saturniano» de Aznar, y en general de los ex-políticos. Un análisis brillante a partir de lo que parecía una anécdota divertida: una vez más nos demnuestra lo que puede hacer el escritor que se propone algo más que «redactar» un texto presentable.

  10. ¿Qué ha ocurrido aquí, del silencio de días atrás a este despertar masivo? E todo caso, reconozco que los artículos de jagm son espléndidos en los últimos tiempos. Vaz de Soto, en efecto, pone el dedo en la llaga al hablar del «magnífico ensayista» que es nuestro autor de columnas, porque eso es lo que hace: esbozos ensayísticos, siempre documentados, siempre cultos, y briullantemente literaturizados sobre anécodtas, que es lo que losm convierte en atractivos además de útiles. Les he puesto varias veces a mis alumnos recortes de esas columnas para su comentario, y les llama mucho la atención esa doble condición de jagm, la del intelectual riguroso, implacable consigo mismo, y la del guasón impenitente que aprovecha que un mono se escapa de la jaula o que un guardabosques multa a un paisano para hacer sociología. Yo les he explicaod que eso lo han hecho siempre los gtrandes articulistas y que se ha dejado de hacer con esta moda de las «columnas», que viene a ser muchas veces –lo cual no0 deja de ser coherente– de humo.

  11. Yo le daría la vuelta. ZP, y no es que lo defienda, no radicaliza al PP. Lo hacen los que dominan la cumbre de su política: Acebes y Zaplana a las órdenes de Don José María “El Bushiriano de Texas”, dejando a Don Mariano, pobre mío, como un verdadero títere al son que le toque la orquesta. No se yo cuánto aguantará, pero por lo que veo, creo que le va la marcha.

    Por ventura para el PSOE, la birria de oposición que tiene –no nombro a I.U. porque parecen ellos mismos-, le hace el camino más ancho.

  12. Vuelvo a sonreir ante Atélite para que ella se ría con mis cosas, pero es verdaderamente notable la ingenuidad de esta persona. JAGM ha dicho algo bien fino al apuntar la estrategia raidcalizadora del PSOE respecto del PP, con independencia de que detemrinados personajes que no le gustan ni a Atélite ni a casi nadie se plieguen a ella. Hay que estar ciegos para no ver esa realidad. En la misma cuestión del «proceso de paz» está quedando claro, por más que en ese tema parece que las cosas empiezan a torcérsele a ZP. La ventura que tiene el PSOE no consiste sólo en tener una oposición tan birria como dice Atélite, sino en tener un electorado tan poco sensible a la democracia. Si fuera d eotro modo, ¿cree alguien que el alcalde de Sevilla volvería a osar presentarse a unas elecciones? No tiene más que pensar Atélite en ese pueblo suyo que tanto nombra. ¿Quién tiene la culpa en él, la oposición o los vecinos que votan lo que votan?

  13. Np sé si se jha fijado el patrón en que su propio periódico lo discrimina hoy a la hora de enumerar los blogs de periodistas que poseen blogs en la Red. Alguien no le quiere bien, jefe, átese los machos.

  14. Siga usted como va, don joseantonio, y se va a terminar viendo entre la espada y la pared, sin «amigos políticos», como usted suele decir, ni a la izquierda ni a la derecha. Créame que si le sigo hace tiempo y si intervengo en este blog (no tanto como quisiera y debiera) es porque respeto sumamente esa independencia suya a la que no la arriendo las ganancias. Pero lleva usted toda la razón y hoy mismo dice usted cosas bien interesantes en la columna, que lamento que alguien por ahí arriba no haya entendido (tal vez porque la mirada de izquierda suele ser tuerta) como sería justo.

  15. Con retraso quiero sumarme a quienes ayer estimaron la columna de jagm, con independencia de que la de hoy me haya parecido, como ya se ha ducho y repetido aquí, de gran sagacidad y valor político. Recordar a Joseph Gabel y su «falsa conciencia» es una demostración más de (iba a decir «anacronismo») la singularidad de nuestro columnista, uno d elos escasísimos en nuestro desculturizado panorama periodístico capaz de recordar a restas alturas a Manheim y Lukás o sacar de paseo a Gabel. Recoforta encontrar casos así porque ya va teniendo una la idea (yo soy una vieja enseñante universitaria, que provengo más o menos de los mismos círculos complutenses que gm) de que ha estado perdiendo el tiempo toda su vida, o acaso de que muchos miembros de nuestra generación perdimos las pestañas y la vida quizá inclinados sobre un pergamino que el tiempo ha quemado como inservible. Muchas veces las columna sde jagm me devuelven a mi tiempo, a mi ambiente, a mi mundo cultural, un mundo cultural perdido entre tanta banalidad y tanto malabar.

  16. «Un pueblo que se transforma en masa y una masa que se comporta como público». Francamente don gm, me temo que lo van a tomar por un espíritu aristocratizante (y lo es, qué duda cabe, en cierto modo y en muchos sentidos), pero esté seguro de que hay quienes, como una servidora, entienden con rectitud su mensaje y no nos equivocamos. Usted dice cosas ásperas, a contracorriente (hoy mismo, ¿la q

  17. «Un pueblo que se transforma en masa y una masa que se comporta como público». Francamente don gm, me temo que lo van a tomar por un espíritu aristocratizante (y lo es, qué duda cabe, en cierto modo y en muchos sentidos), pero esté seguro de que hay quienes, como una servidora, entienden con rectitud su mensaje y no nos equivocamos. Usted dice cosas ásperas, a contracorriente (hoy mismo, ¡la que le va a caer por los dos lados!) y esto no es frecuente. Lo nromal es que el periodista escriba para que le aplaudan, quién sea, pero que le aplaudan.

  18. Dígame la verdad, señor Gómez Marín, ¿usted se cree esa historia que cuenta su periódico sobre los glogs de los políticos? ¿Hay quien pueda entrar en blogs como los consignados sin desfallecer? No nos faltaba más que seguir escuchando a esa panda después del trabajo…

  19. Ha venido peleón de Venecia, señor mío. Pues haga caso a quienes bien le aconsejan más arriba, y átese los machos, porque no sale gratis eso de ir de «rara avis» por la vida. Alguien que reparta a dos manos en Andalucía, incluso en España, es más que infrecuente. Que esté bien, no quiere decir que se le deba aconsejar que siga por ese camino.

  20. Entre quienes leemos su artículo cada mañana habrá muchos, como yo, que agradeceríamos una de sus brillantes interpretaciones sociológicas sobre el significado de esas mortuorias que ha señalado ya hoy alguien en el blog que se publican en El Mundo. Soy consciente de que usted no escurre el bulto en tan delicado tema (me encanta eso de que lalme «fosores» a esta panda) pero me atrevo a pedirle que diga algo más en el sentido que le indico.

  21. Me sumo a la anterior petición. También yo le leo diariamente, y creo que somos muchos los que valoramos su determinación y su valor.

  22. Aquí hay señores que piensan que si no tenemos algunos la misma opinión que ellos es que “no entendemos nada”. Vamos que “NO ENTENDEMOS LO QUE LEEMOS” y por tanto, pobrecitos, somos ignorantes y además tuertos, por ser de izquierda.

    “No interviene tanto COMO DEBIERA porque respeta mucho la independencia del maestro”. Pero, ¿cree usted que sus “Intervenciones tan interesantes” pueden “INFLUIR EN LOS ARTÍCULOS DEL MAESTRO”. Pero de quién cree que está hablando, Don José Antonio Gómez Marín no nos necesita para escribir como lo hace y siempre se le ha supuesto la neutralidad, independencia y honestidad, dignas del hombre y del escritor que es, ¡faltaría más!

    Mírese la viga que yo me quitaré la paja. “SÓLO SÉ QUE NO SÉ NADA”, no olvide nunca a Sócrates
    Y eso que leo luego de que el periodista escribe para que le aplaudan, depende de que periodista, ¿no? Creo yo que esta persona lee mucho periodismo oportunista y no sabe en qué columna está.

    Si este blog me gusta, primero es por los artículos de J.A. y segundo porque es muy heterogéneo. Me gusta mucho oír toda clase de opiniones. Nunca me han gustado los guetos.

  23. Especial, lo del «achique de espacios». La metáfora futbolera alumbra hasta descubrir la estrategia de los Rubalcabas. Claro que es cuestión del PP quedarse en fuera de juego. En Marbella le salió bien al PSOE despplazar a la derecha crenado el mosntruo de la extrema derecha. Ahpra lo que intenta es que la nueva derecha se deje seducir y engañar por quienes tratan de robarle el centro después de haber sido arrastrados ellos mismos a ese centro. ¿Izquierda, derecha? Aquí se han acabdo las ideas. No quedan más que estrategias.

  24. Plataformas, sociedad civil: instrumentos del Poder. La «Fuegos Nunca Más» de Huelva escribiendo a ZP pasados dos años: hay que ser ingenuos o cínicos. La de Galicia, diciendo que al menos en la gestión de los incendios de este gobierno no ha habido ocultación de datos. Hay que tener cara, pero no se equivoquen: esa es gente ingenua manejada por agentes a sueldo. La sasociaciones de vecinos, de padres, de consumidores, de…, han sido magistralmente utilizadas por el PSOE en su beneficio. Están ahí para o que haga falta a cambio de dinero. ¿Y qué tiene todo esto que ver con la columna de hoy? Pues poco, seguramente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.