Recomienda la Junta a los partidos, por boca autorizada, que se baje el diapasón y atenúe el ruido político. Se trata de facilitar la concentración de los responsables públicos en estos momentos difíciles y quizá por eso parece ser que entre todas las fuerzas en liza prospera la idea de silenciar el altavoz partidista durante la Semana Santa para hacer compatible la devoción y la costumbre la campaña electoral más importuna . ¡Menos mal que no se ha perdido por completo el sentido común! Vendrá bien, en todo caso, un poco de sosiego y una calma razonable que contribuyan a paliar el disparate que supone convocar elecciones andaluzas en unas fechas que parecen elegidas adrede por el productor de la abstención o, en última instancia, por alguien que demuestra desconocer por completo la psicología del pueblo gobernado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.