La consejería de Cultura ha mostrado su optimismo sobre los hábitos de lectura de los andaluces, en su opinión ni mejores ni peores que los que se gastan en otras regiones españolas (cosa poco probable por razones demográficas y culturales, entre otras) y, según ella, basados en índices razonablemente altos, establecidos alrededor de un cincuenta por ciento. Y mejor que van a ir las cosas desde ahora tras la creación de un organismo más, el  Observatorio Andaluz de la Lectura, cuyos miembros habrán de luchar contra la evidente y clamorosa incuria que, digan lo que quieran las partes interesadas, domina nuestro ámbito cultural. Eso sí, el Observatorio lo presidirá un personaje de Madrid, faltaría más, como si en Andalucía no hubiera ciudadanos tan capacitados en esa materia como en cualquier otra parte de España. El dirigismo cultural de la Junta ha contribuido más a centrifugar nuestros cerebros que la autarquía precedente, que ya es decir. Si será así que hasta para animar a la lectura vamos ya a buscar fuera los mascarones de proa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.