A media asta

Inútil el voluntarioso izado de banderas. Las de ayer se quedaron a media asta ondeando sobre un pueblo sumido en la peor crisis de su historia democrática y al que todos y cada uno de los observadores objetivos le auguran un futuro imperfecto. En casi medio siglo, la autonomía no ha logrado sacar a Andalucía…

Justicia cautiva

Mientras arden las ciudades a manos de un vandalismo justificado desde dentro del Gobierno, otro contubernio entre PSOE y PP intenta resolver el atolladero que mantiene en precario al Gobierno de los Jueces –es decir, al CGPJ–desde hace demasiado tiempo. Y al tiempo que la ciencia avisa de que la tardanza en reaccionar contra la…

Peleas domésticas

Incomprensible la actitud del alcalde de Málaga –régulo en su taifa—al exhibir su rivalidad con el presidente provincial de su partido posando junto al inefable ministro que promociona el “semáforo” nutricional. Los conservatas andaluces no son, como se ve, una excepción a la ola de indisciplina que corroe internamente nuestra política institucional, pero en pocas…

Crédito

Si algo no se le puede negar al “Gobierno del cambio” es su gestión financiera. Lo certifica el logro que supone su vuelta a los mercados de los que estaba excluido, una vez logrado el cumplimiento de las reglas de estabilidad impuestas desde el Ministerio que hoy dirige la ex-consejera que provocó aquella exclusión al…

¡Será por lobos!

En el “Gobierno del cambio” andan muy preocupados porque parece que en nuestros campos se extinguen los lobos, a pesar de que, desde 2003, venimos invirtiendo una buena pasta para aliviar ese zoocidio. Dicen sus defensores que apenas se encuentran ya manadas en unas sierras en las que llegaron a contarse nada menos que trescientas,…

Crimen legal

Oigo que la “okupación” de un edificio gaditano se ha solucionado de la manera más original: “indemnizando” a los “okupas” –que previamente habían destrozado los locales—con ¡cinco mil euros por barba! ¿Quién está loco, sólo el legislador o la autoridad en su conjunto? Vaya usted a saber, pero esa escandalosa “legalización” de un crimen no…