El cura y la sequía

Ya no hay rogativas, hoy sería ya insólito ver por las calles de nuestros pueblos un cortejo presidido por el párroco entonando preces en demanda de lluvia, como antaño, y desde unos orígenes remotísimos, fue costumbre en tiempo de sequía. Hasta se practicó la extraña liturgia de “mojar” a las imágenes de algunos santos, un…