La sangre ajena

Un ciclista kazajo, Alexandre Vinakourov, que venía haciendo un excelente papel como ganador de etapas en este ‘Tour’ devaluado, ha debido abandonar la competición, junto con su equipo, una vez demostrado que debía sus triunfos a la sangre ajena. Justo cuando parecía que las proezas de Contador, ese español prodigioso, podrían devolver a la célebre…

La cuestión territorial

Desde que conocí la decisión del Tribunal Constitucional de confirmar el escrutinio de Zahara de la Sierra dando por nula una papeleta del PP que llevaba escrita en el margen inferior una guasa boba contra ZP, pero considerando válidos dos votos del PSOE, uno igualmente sobrescrito, y otro que incluía dos papeletas (de `partidos distintos),…

Rebaja en el sueldo

El alcalde de Ayamonte, Antonio Rodríguez, se ha rebajado paladinamente el sueldo: ya no ganará al mes un millón de las antiguas pesetas, como su predecesor, sino solamente 700.000 sobradas, puesto que del kilo flamenco que se llevaba el gran Rafael González, se he recortado, como digo, dos mil euritos. Todo un gesto, en cualquier…

El precio de la vida

Gran despliegue propagandístico en Francia, y en la UE en general, ante la liberación de las enfermeras búlgaras y el médico palestino condenados a muerte en Libia por el inconcebible delito de haber inoculado deliberadamente el virus del sida a quinientos niños. Se pone de relieve el “gesto de humanidad” del régimen de Gadaffi y…

Serviles y resentidos

Para el personal generalmente ignaro de esos “aparatos” de partido que padecemos no hay mejor argumento ante la crítica o la disidencia que el del resentimiento. Un resentido hubimos de escuchar que era Escuredo cuando lo dejaron agarrado a la brocha o hace poco cuando se apuntó a la “plataforma” crítica, o Borbolla cuando se…

La gran apuesta

Ningún acuerdo o providencia podría tomar el gobierno municipal de Pedro Rodríguez tan incontestable como ampliar al máximo la reserva de medio alfoz para la construcción de viviendas sociales. Apostar por encima de lo que exige la propia Ley, como acaba de hacer, ya es apostar, y deja, sin duda, en mala postura a quienes,…