Pago a traidores

No está vigente el adagio romano: Roma n o paga a traidores. Aquí se paga a los tránsfugas a precio de oro lo que hace que se multipliquen como setas. Maridos, esposas, hermanos y demás parientes y afectos, son recompensados con salarios que jamás ganaron por abandonar su partido y favorecer al rival, proceder en…

Fisiología de la ambición

Me entero de que un estudio de la universidad de Cambridge, realizado por John Coates y su equipo, ha logrado averiguar lo que ya llaman el “digit ratio” o proporción entre los dedos como signo anatómico del ‘broker’. Lo que hicieron esos sabios fue pedir a una amplia muestra de tiburones del parquet la huella…

Sobre el acento

Explicable explotación del fallo rival, pero torpe recurso el del PSOE-A con esa decisión de enviar desde cada provincia obras literarias señeras a esa diputada catalana, la Negrera, que no es más boba e inoportuna porque no se entrena. ¿Juan Ramón réplica adecuada para defender el “acento” andaluz? Ni él, ni el propio Alberti, ni…

El infierno y la brisa

Tantazo del Ayuntamiento conservador en la concesión de medallas onubenses. Las de Vaz de Soto y Eleuterio Población, inobjetables por los méritos de ambos, por su onubensismo discreto pero fiel. Los de los tres presidentes del Parlamento nacidos en la provincia –los tres del PSOE–, ejemplar porque constituye una prueba de imparcialidad y respeto que…

Sexo público

Una deliciosa crónica de nuestra compañera granadina Ana Lozano nos describe el insólito panorama de un abandonado campamento militar de la zona reconvertido por exhibicionistas y promiscuos en lugar de esparcimiento e insólitos ejercicios de sexualidad pública. Amantes y mirones, onanistas y desahogados, han inventado una modalidad nueva de la experiencia sexual de la que…

La sartén por el mango

Habrá debate sobre el sistema de financiación de las autonomías –la rifa ‘siempretoca’ de ZP—en el Parlamento de Andalucía. Lo que no habrá será debate sobre la crisis económica, eso no, naturalmente. Ahí podríamos llegar, expuestos a que a cualquier memorioso se le ocurra sacar a colación las grandes cifras o declamar sobre sus efectos…