Extrañas logias

Cuenta Boadella en su último libro que, durante una cena a la que asistieron él mismo junto al cardenal Sistach y el actual ministro de Interior, Jorge Fernández, y cuando la conversa versaba sobre la caída del Muro de Berlín y sus oscuras causas, el ministro zanjó la cuestión con tres contundentes sílabas: ¡Fá-ti-ma!”. Se…

Enseñar la llave

Como en su día Carod Rovira en Cataluña, el copresidente Valderas ha exhibido, algo prepotente aunque realista, la “llave” única que permite la estabilidad del cogobierno encabezado por Griñán. “Él sabe que la llave en la Mesa y en el Parlamento es Izquierda Unida porque somos la fuerza política que puede decidir los temas hacia…

Territorio exento

El otro día pudo verse en televisión a un futbolista de prestigio intercambiar escupitajos con un rival al que con ese gesto quiso demostrar su desprecio a causa de algún incidente del juego. No es la primera vez, por supuesto, como no lo es contemplar la incomprensible impunidad de que gozan esos gladiadores capaces de…

Izquierda sin norte

Un cura amigo mío, que hizo toda la clandestinidad, sin perjuicio de su ministerio, en la única Izquierda capaz que entonces había, me dice, con desolado enojo, que hoy no nos queda otra ideología que la de la social-democracia. Han fracasado los dos bandos, enterrado el colectivista bajo los escombros del Muro berlinés, malparado el…

Calidad pagada

El Tribunal Supremo, confirmando al TSJA, no ha tragado con el similiquitruqui inventado por la Junta para reducir el fracaso escolar a base de pagarle más a los profesores que aprobaran a más alumnos, y en consecuencia ha anulado la orden de la consejería que implantaba ese “programa de calidad”. Y hay que decir que,…

Tradición y verdad

Que el cristianismo histórico arrastra una fuerte carga mítica es algo que nadie entre los estudiosos pone en duda. Esa carga mítica discurre como ganga de la mena dogmática y es entendida, en general, como perteneciente a una Tradición piadosa en ocasiones deducida de los textos sagrados, en otras, de la mera e ingenua piedad.…