La noticia ha conmocionado al “mundo libre”, que ya es decir, ha hecho tambalearse las redacciones y puesto de los nervios a los responsables de obituarios precocinados que hay ya en toda redacción que se precie: Castro está enfermo y ha resignado el mando en su hermano y sucesor. Pinta, además, por si algo faltaba, con una imagen bien parecida a la que inauguró el fin del franquismo y eso ya ha terminado de exacerbar las imaginaciones de amigos y enemigos por aquello de que puede más una imagen que mil palabras, ese apócrifo atribuido por lo general a Mao. En todo caso, haya sonado o no la hora de Castro, lo cierto es que se ha abierto una situación hasta ahora blindada (desde dentro y des fuera, que es lo malo) cuya evolución parece razonable esperar que conduzca directamente al fin de un “régimen” y al comienzo de sabe Dios qué, porque hay que ser muy lila para no ver en la situación cubana un polvorín y en la sucesión de Castro una prueba dificilísima. Para empezar porque Castro, como la inmensa mayoría de los líderes auténticamente carismáticos, son insustituibles en la práctica y rara vez son sobrepasados en el tiempo por sus herederos. Luego, porque todos los indicios apuntan a que Castro no ha tenido oportunidad de resolver el problema de su sucesión de un modo medianamente realista. Y finalmente, porque al margen de las dificultades interiores, la salida al laberinto cubano está tapiada no sólo por dentro, como decía antes, sino también por fuera. No hay sitio para el optimismo, ni siquiera moderado, ante la mera ausencia de Castro, a nos ser que, como seguramente le ocurre a muchos, la caída del dictador sea no ya una oportunidad de cambio, sino “el” objetivo en sí mismo de la oposición. En Cuba no va a ocurrir como sucedió en España, a saber, que las democracias liberales de Occidente volcarían su apoyo sin reservas a favor de una salida negociada. En Cuba se busca el tortillazo y, su me apuran, la venganza, que son dos malas razones para un buen entendimiento. Mal atado parece que deja Castro el gobierno del cortijo, pues. Simplemente como ejercicio, piensen por un instante que hubiera sucedido aquí sin la denostada “sucesión” fraguada en el propio franquismo.

xxxxx

Cuanto se hable de momento sobre el postcastrismo es hablar por hablar. Nadie sabe qué va a suceder, qué planes para la isla tiene el poder en los EEUU (incluida la Mafia), hasta dónde estará dispuesto ese “mundo libre” a buscar una salida o a sabotear cualquier intento de solución. Pero es evidente que los fenómenos políticos tienen su tiempo, es decir, que cada proyecto colectivo es circunstancial y, en consecuencia, poco o nada tiene de viable fuera de su contexto. Hoy nadie da un duro por lo que muchedumbres en masa apostaban en los 60 y 70, es decir, por la “revolución”, y en cambio, apenas queda personal por ahí que no se haya reconciliado con el denostado liberalismo en que se fundan las democracias burguesas. Quiero decir que, aunque quizá parezca otra cosa a primera vista, Castro hace tiempo que no es el mayor problema de Cuba en la medida en que puede que mayor obstáculo que él mismo sea un cambio político planetario que lo ha dejado solo con Chávez y Evo Morales. El “subcomandante Marcos”, por ejemplo, sale ahora en “El loco de la colina”, equidistante entre la rebeldía friqui y la mujer barbuda, y conviene tener estas cosas en cuenta, que duda cabe, a la hora de hablar del sepelio político de Castro. El fin inesperado de Castro no es una buena noticia, en principio, porque nadie sabe lo que puede venir tras él. Cuatro españoles de cada diez celebran hoy que Franco muriera en su cama, háganse cargo. Dejemos las encuestas caribeñas para más adelante para atenernos, de momento, al sentido común. Nada más peligroso, por lo demás, que el estertor del saurio. Habrán notado que uno anda más con quienes piensan en la salvación de Cuba que con los obsesionados con aplastar al tirano.

16 Comentarios

  1. Triste, muy triste, que tras 47 años de poder, un sistema no haya sido capaz de prever su continuidad, preparando un colectivo de ciudadanos que lo lleven a cabo.

    Los sistemas no socialistas no tienen ese problema. Basan su continuidad en la defensa de los egoísmos, -sentimiento intimamente ligado a todo lo natural-, tanto que en ello dedican todo su vida, pasión e inteligencia.

    Y es que la “lucha de clases” no cesa, incluso en el sistema socialista.

  2. Esa historia, doña Grazia, es triste en su conjunto. El final que estamos veindo es simplemente su momento esperpéntico. ¿Se acuerda de “El otoño del Patriarca”?

  3. A ver, amigos, hoy es día de dar la cara (y me incluyo), de decir si todo el monte es orégano en Cuba, si tal y cual, si Castro si, no o pero, ya me entienden. Lo que dice gm es muy justo: es malo que se hayan precipitado los hechos. Y que el Gran Conductor haya esperado hasta el final, ¿o no? Anímense que quien más quien menos debe de tener memoria hasta de los orígenes del régimen.

  4. 18:50
    Mucho más triste, doña Grazia, sería que el régimen cubano hubiese quedado tan bien atado como quedó el PRI mexicano en su día para sobrevivir 70 u 80 años de dictadura institucional tal como quiso dejarnos el general.

    Los cubanos tienen un duro problema que resolver y ninguna solución sería buena si fuera impuesta desde fuera incluidos los cubanos exiliados.
    Esperemos que impere la cordura en un pueblo donde, según costumbre, los mismos dos que se fajaron hace un rato se dan la mano y se toman unos mojitos.

  5. Mucho me temo que tenga mal arreglo el lío cubano, don Griyo y cía., te niendo en cuenta no sólo el problema “interior” sino el “exterior”. Lo del PRI parece impensable puesto que no lo apoyan los del Norte. Veremos si hay cordura y se fijan, por uan vez, en la odiada y/o amada “Madre Patria”.

  6. Cortarle las alas a la iniciativa privada es lo mismo que quitarles la ilusión a los acaparadores de riqueza.

    En Cuba hay en estos momentos miles de ciudadanos que están esperando la “libertad” para comenzar la carrera de distanciamiento en los niveles de bienestar material; desean fervientemente superar su vida gris y encumbrarse sobre la mediocridad reinante.

    Cuando se dé el pistoletazo de salida comenzará una carrera sin fín, hacia las desigualdades sociales.

    Se desvanece la “ilusión” socialista y se vuelve a los orígenes.

    Y según la mitología simbólica “en el origen era el caos”.

  7. Lo que faltaba era otro foco caliente, además del de Oriente Medio y, salvo que se piense en aplastar al castrismo resistente en caso de conflicto (que es no poco probable), Cuba va a ser un frente abierto entre muchas ambiciones y soberbias: la de los reclacitrantes, la de los resentidos, la de los ambiciosos, la de la Mafia expulsada por Castro en su día (no se olvide), la del hegemonismo yanquí (la apetencia por controlar Cuba es vieja, como sabemos los españoles). Esa puede ser la peor herencia de Castro. Y hay que admitir que “entre todos la mataron y ella sola se murió”.

  8. Hombre, señor Anónimo, tanto como nunca… Ya me drá qué permitió a varias generaciones luchar de por vida, que movilizó a tanta gente, que transformó la vieja Rusia de los zares en una de las dos grandes potencias mundiales. Puede que el socialismo sea una ilusión, pero no más que el cristianismo, o que la antiutopía del realismo liberal (el mercadismo), etc. En Cuba mismo se palpa una importante huella moral –todo lo estropeada que usted quiera y más, pero real– en un pueblo que todos sabemos cómo era y cómo es.

  9. Ya que no hubo paraíso comunista, los cubanos irán derechos al paraíso capitalista. Sabrán lo que es la lucha por la vida, sustituirán el fracasado empeño utópico por el darwinismo social y quizá también por el político. Fidel no es el único ni quizá el mayor problema: lleva razón jagm, al menos a estas alturas del cuento. Pero acuérdense: no es basura todo lo que reluce: cuando la torilla dé la vuelta, más de uno se va a tirar de los pelos.

  10. Para Anónimo.
    De acuerdo, no funcionó nuca la ilusión socialista. El problema es que la capitalista tampoco es un cielo, salvo para los diablos. ¡Le van a devolver el maletín a Ollero! En Cuba lo menos que le habrían hecho a esa panda era encerralos una larga temporada. Aquí tienen la poca dignidad de exigir ¡¡¡¡que se les pida perdón!!!!

  11. Me da pena pensar cómo termina este régimen: de muerte natural. Cuando Fidel podía haber quedado, primero para su pueblo, después para no dar excusas al bloqueo y luego para la historia, como un “Señor Gobernante” que piensa en “el bien de su patria”.

    Pero como buen ejemplo de Dictador, tenía que ser lo suficientemente ególatra (ahí están sus interminables discursos) para no parar a tiempo.

    Lo que me da HORROR de todo esto es el PLAN QUE TIENE EL GOBIERNO DE EE.UU., y lo que no podría aguantar es que pagase el pato, como siempre, el mayor tesoro que tiene Cuba –ni petróleo, ni diamantes-, SU PUEBLO, SUS GENTES (han aguantado con un “estoicismo alegre” toda la escasez y todas las barbaridades que les han hecho unos y otros.

    Fidel hizo “LO QUE DEBÍA AL PRINCIPIO”, pero no asumió “SU FINAL A TIEMPO

  12. 23:43
    Anónimo era yo desde el ordenador de un amigo. Disculpen la omisión involuntaria.

    Vds. están llamando socialismo al comunismo. El comunismo no es demócrata. Tiene la auténtica vocación de DICTADURA del proletariado.

    El comunismo de Fidel ha conseguido la miseria de la mayoría de los cubanos. Ha conseguido que el ama de casa (no ha erradicado el super machismo isleño) que sale a la compra no sepa si va a poder traer algo a casa.
    El comunismo de Fidel ha conseguido que los escolares no tengan lápices, cuadernos ni libros de texto.
    El comunismo de Fidel ha conseguido que solo haya medicamentos en Cuba para los guiris. Ha conseguido que una caja de cualquier medicamento cueste, de estraperlo, lo mismo que gana un funcionario. Ha conseguido que no haya una sola venda en ninguna farmacia de La Habana.
    El comunismo de Fidel ha conseguido que todas las jineteras, eso sí, sean universitarias.

    El comunismo del padrecito Stalin ha conseguido hambre para casi todos los rusos y prisión y tortura para todos los disidentes.
    El comunismo del padrecito Stalin ha conseguido sacar a su pueblo de la edad media para que caiga indefenso en manos de las mafias.

    Muérase ese canalla, si es posible, con la misma falta de medicamentos que sufre su pueblo y rabie de dolor y desesperación por falta de analgésicos… pero Dios no es justo.

  13. Reacciono primero a esto: no podemos saber a ciencia cierta lo que le espera a Cuba, pero sabemos que su futuro depende esencialmente del señor Matorral. Imagino que si puede colocar rápido a alguien manejable , en un principio las cosas irán bien para los Cubanos, y el pueblo empezará a enriquecerse. Cuando caigan en la cuenta de la trampa del capitalismo salvaje será demasiado tarde: tendrán que pagar créditos y no podrán vivir sin móvil, ordenador, nevera y lavaplatos.

    Si no puede nuestro amigo Bush colocar a quien le plazca en Cuba, habrá leña. Vaya si habrá: hace tiempo que Cuba es parte de la zona de influencia yanki , no la dejará escapar este bicho malo por nada del mundo.

    Respondiendo a “Cura de pueblo” hace ya muchos años que he pensado que en España falta un punto de mesura. Se me ocurrió cuando despenalizaron el consumo de droga, que luego tuvieron que echarse atrás. Otro ejemplo lo tenemos en el casamiento de los gays, y hasta en la posibilidad que tienen de adoptar. Quizás pase así por temperamento, quizás también porque cuando se reprime a la gente, inconscientemente las ganas crecen.Quien todo tiene nada desea.
    Ya sé que lo que digo tiene su punto horrible, pero así lo veo.Hace unos tres años estuve en Irlanda, y en un bar unas chicas festejaban una despedida de solteras: estaban todas borrachas: entre pitorreo, vómitos, y provocaciones deliberadas a los machos presentes, (fastidiados pero amorfos), nunca vi un espectáculo más degradante.

  14. A título de curiosidad quería decir que acaban de publicar en “LA TAble Ronde”, una selección de artículos de Antoine Blondin, un periodista iconoclasta, que igual hablaba del Tour ,por el cual tenía verdadera pasión, de fútbol o rugby, pero también de literatura, de música o de politica.Capaz de grandes entusiasmos y de algunas injusticias. Un placer leerlo.

  15. Leyendo algunos de los comentarios pesimistas (Obtuso, Grazia) y otros menos pesimistas (Anonimo) respecto al futuro del régimen es sorprendente que todos estén de acuerdo en que la única alternativa a la dictadura comunista sea el capitalismo sin trabas. Como profetiza Dna. Grazia –pensando en la Rusia de Putin probablemente no le falta razón-, “sustituirán el fracasado empeño utópico por el darwinismo social y quizá también por el politico”.

    Les sorprenderá a algunos recordar que el despótico régimen cubano, sin haberse reformado en lo más mínimo, ya ha introducido algunas dosis de capitalismo, con consecuencias no muy felices para la pretendida igualdad socialista. El capitalismo no prescribe ninguna forma más o menos constitucional de gobierno, de hecho es perfectamente compatible con las dictaduras; como se sabe, el dinero es cobarde y tiende a rendirse a ellas en aras de su seguridad. Así que podrá cambiar el color pero no la sustancia.

    ¿Pero, nadie se ha parado a pensar que los cubanos podrían dotarse de participación en los asuntos públicos y de capacidad de control de sus representantes políticos sin necesidad de renunciar a lo que es evidente al mundo entero que funciona, como la eficiente sanidad publica y la inversión publica en medicinas, o la practica total alfabetización debida a la educación publica? Cuba tiene una media de esperanza de vida de 77.3 al lado de la de EEUU de 77.4, los dos países tienen índices de mortalidad infantil muy similares, todo ello con una fracción de la inversión norteamericana en sanidad publica –que ya es decir. Seria estúpido pensar que lo cubanos quieran cambiar eso.

    De modo que los conservadores en España harían bien en serlo realmente en vez de prescribir revoluciones y reformas económicas aceleradas del tipo que el FMI acostumbra a ‘proponer’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.