Así, como quien no quiere la cosa, el poder madrileño ha mostrado ya, siquiera en escorzo, el perfil de la muy probable sucesora de doña Susana, al anunciar que será la muy parlanchina ministra de Hacienda quien encabezará la lista del PSOE por Sevilla en las próximas elecciones generales. El sanchisnmo no perdona –como casi nadie en política– y tiene prisa por anunciar su propósito de librarse de la que fuera capaz de medirse temerariamente y de tu a tú con Sánchez en unas primarias. Medio “ex-régimen”anda convulso, en consecuencia, previendo el relevo general que se avecina y hasta se perciben ya bandazos y traiciones ni menores ni mayores que los precedentes. Porque doña Susana queda asegurada de por vida, como quizá jamás soñó, pero toda una legión de susanitas tienen ya un pie en el INEM. Sánchez dirá, y con razón por una vez, que el que avisa no es traidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.