Lamentables las imágenes del abucheo propinado a la presidenta de la Junta de Andalucía en un pueblo andaluz. Sumarse a la ola de indisciplina social que nos abruma es lo que le faltaba a nuestra castigada región. Nadie tiene derecho a insultar nadie y menos a la más alta institución de la Autonomía, una razón que abucheadores y abucheada deben respetar. El alboroto callejero es un instrumento deplorable lo organice quien lo organice y no tiene sitio en un sistema de libertades, sean cuales fueran los motivos de crítica que puedan tener los ciudadanos. Aparte de que constituye un pródromo del conflicto civil y es antesala de la fractura social. L os demoócratas no deberían considerar banales estos incidentes ni disimularlos, como se viene haciendo, cuando afrentan al adversario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.