La fastuosa subastadora Christie’s –más de dos siglos mercando con arte en pleno corazón londinense—acaba de registrar su récord de negocio durante el semestre pasado con un incremento de sus ventas de un 39 por ciento, gracias fundamentalmente al éxito de su implantación en países emergentes el mundo y, en especial, en zonas privilegiadas de Oriente Próximo. La eclosión económica galopante de países como China, India o la propia Rusia postsoviética y mafiosa ha abierto nuevas lonjas a los mercaderes del arte que han visto en esas nuevas burguesías plagiarias de las añejas un fabuloso filón, hecho que puede explicar la enormidad del negocio del robo de arte que el Registro de Pérdidas Artísticas cifra, por el momento, nada menos que en 160.000 obras mangadas. Siempre ha habido ladrones de museos, desde el patriota italiano que en su ignorancia quiso “restituir” a su país la ‘Gioconda’ a los cacos que se llevaron ‘El Grito’ de Munch hace un año, pero el FBI ha elaborado un catálogo de obras maestras perdidas actualmente que valora en 600 millones de dólares y en el que figuran trabajos de Rembrandt, Leonardo, Caravaggio, Cézanne o Van Gogh, dato tremendo pero quizá no tan elocuente como el hecho de que en el inventario del Registro antes aludido figuren 510 Picasso, 349 Miró, 300 Chagall y 231 Dalí. En el caso de Christie’s el bombazo definitivo lo han dado los subasteros al instalarse en los Emiratos Árabes Unidos, y concretamente en Dubaï, donde han dado ya pelotazos memorables como el de los 22 millones cobrados por “La Arlesiana” de Van Gogh, los más de 20 alcanzados en la puja por la bellísima “Giudecca” de Turner y los 18 y medio conseguidos por “El reposo” de Picasso. Todo indica que la obra de arte está culminando el proceso de “mercantilización” (de transformación en ‘mercancía’, en el sentido genuino que Marx daba a ese concepto), un proceso que viene de lejos, por supuesto, pero que en las actuales circunstancias puede superarse a sí mismo en términos no previstos. Hoy la obra de arte no se disfruta a la vista sino que se guarda en una caja fuerte, junta y revuelta con el dinero, ese “lleveller radical” (nivelador) ante el que, según el maestro, desaparecen todas las diferencias cualitativas entre las mercancías.

xxxxx

No hay mejor prueba de esa tesis que el hecho de que sea en países tradicionalmente no sólo ajenos, sino contrarios a la “representación” artísticas, como son los islámicos, donde el negocio le haya salido más redondo a la subasta. Un Rembrant colgado en un museo de Ámsterdam o de Madrid es una obra de arte atenida a nuestro complejo estatuto cultural, pero encerrado a oscuras en una caja fuerte de Dubaï es una mercancía sólo definida por su valor pecuniario. Lo que sugiere que tal vez hemos arrumbado precipitadamente la vieja teoría y que conceptos como el de “fetichismo de la mercancía”, pongo por caso, podrían dar mucho juego aún en este desierto ideológico poblado sólo por el nómada oportunista. La transmutación de la ‘obra’ en ‘cosa’, la degradación del ‘mérito’ en ‘valor’, la inserción definitiva del arte en el sistema productivo, son hoy mucho más evidentes que cuando, allá por los años 30, Mijail Lifshits antologizó las reflexiones de Marx y Engels sobre la creación artística, esa actividad de los hombres de la que algún maestro renacentista decía que era la que más los aproximaba a los ángeles. Hoy resulta grotesca la romántica presunción de Taine de que el arte, expresión suprema de la capacidad humana, producto final de la civilización, es la expresión de lo sublime y se dirige “a toda la Humanidad”. Que le vayan con ese cuento a los subasteros, a los sátrapas o la “nueva clase” rusa. La lógica del mercado ha terminado por arrasar el idealismo artístico cambiando su ‘valor’ en ‘precio’. Hasta los jeques fundamentalistas se saben ya de corrido la letra de esa milonga.

14 Comentarios

  1. Servidora tuvo ayer cierto sentimiento de culpa después de dejar escrito “la cuadratura del Líbano”. No debí frivolizar con tanto dolor y tanta muerte. Mea culpa.

    Pero aquí se hablaba de Bambi, gracioso bibelot, y no hacía nada que yo había leído la distribución del poder en el país de la buena madera. Que si presidente suní, primer ministro chií, presidente parlamentario cristiano manonita y qué sé yo cuánta monserga más. Seguro que he bailado los cargos pero es que me sonó la cosa tan a cachondeo, que ya bajo el volumen cuando empieza la escabechina televisada de cada día.

    Aquí donde me alivio de la canícula, ha habido un follón importante porque ha habido el intento de separar la ofrenda al Apóstol de los actos políticos y viceversa. Hay brazos que se levantan al cielo y gritos que claman venganza. Quousque tandem?

    Viene esto a que los jeques que consideran basura a la mujer y se limpian el ojete con la carta de los Derechos Humanos, luego se la cogen con papel de fumar a la hora de tomarse un bourbon en público, mientras en privado descorchan a la Viuda o se caen debajo de la mesa con el Pedro Ximén malagueño. Lo que cuenta es el puto dólar y lo$ ojo$ le chiribitean cuando ven el saldo de sus cuentas suizas. Saber algo de Marx y Engels debe ser un pecado gordísimo a los ojos de Alá, pero acumular en manos de cuatro todo el poder del dinero y la gloria de su disfrute, a costa de la más ínfima de las miserias del resto, debe estar muy bien visto por el Misericordioso. Nos ha merengao.

    (A mi doña Ateli. Te dejé hace un ratito una leccioncilla de informática en los comments de ayer. Only for women’s torponcias, of course).

  2. ¡Si supieran los pintores del “Antiguo Régimen” lo que se ha cotizado y se cotiza en el siglo XX y XXI por sus obras! Miguel Ángel, con lo que padeció con ese Julio, Velazquez, con lo que luchó para pertenecer a la “Orden de Santiago” -para tener un reconocimiento social-, Goya, tan trastocado y angustiado con ese Carlos IV -pero bien que se vengó para la historia en ese retrato ejemplar que le hizo a la familia al completo-, ¡qué pedazo de retrato!, nunca dejo de descubrir algo nuevo cuando lo miro.

    Como no eran más que manuenses, simples artesanos para la época, nunca reconocieron el arte sublime que daban con sus manos, ¡qué pena que no lo pudieran contemplar con el sentido que ahora lo hacemos, admirando esa “genialidad” que poseían!

    Más tarde, Turner, en su última etapa artística, quizás la más interesante, incomprendido en su época, no podía ser menos, un preimpresionista, más impresionista que los que más lo fueron luego, en el siglo XVIII, ¡ahí es ná!. Van Gogh, tan desgraciado. Y tantos y tantos que no supieron nunca lo reconocidos que están ahora.

    Pero por desgracia, volvemos al principio, SUS OBRAS SON AHORA MERCADERÍAS, como comenta José Antonio, un “MERCADILLO SUPERMILLONARIO”, donde se forran los grandes capitales y la mafia.

    El romanticismo de “robar un cuadro” para admirarlo en casa, ¡eso ya no se da!. Yo, a estos ladrones fascinados por la belleza, no los metería en la cárcel, y que me perdonen los jueces del blog.

    Como dicen José Antonio que otros dijeron, EL ARTE ES SUBLIME Y NOS ACERCA A LOS ÁNGELES.

  3. Mi arma, muchas gracias por la lección. Ya la he leído, luego la pondré en práctica. Si te sirve de consuelo, no veas como hago yo las cuentas, a veces, cuento para atrás.

    Eres una luna llena -como las que a mí me gustan-. Un besito y que nos perdonen José Antonio y los blogueros.

  4. Perdona, jefe, pero me da que andas perdiendo el tiempo con más de uno (y sobre tó, con más de una) de esta majada, echandomargaritas a los cerdos, con perdón de la mesa. Si esta reflexión sobre el fetichismo de la mercancía se queda en cuatro pamplinas –y perdona la sinceridad– te podías haber ahorrado el visible esfuerzo. Lástima de destino de nuestra cultura. Y eso que estamos entre gente que todavía cree ocuparse de ella…

  5. Pídale a Atélie que nos ahorre sus monsergas personales e intransferibles, porque encima distrae a doña Epi, que se va a su terreno, y me figuro que no ha de causarle a usted más que algún sentimiento de cansancio. ¡Conociendo su aristocratismo…!, dicho sea en el sentido principal del término, no me explico cómo no cierra esta ventana harto de coles.

  6. Asombroso, una vez más, el tema y brillante el modo de tratarlo. La transformación del arte en objeto de negocio, de la obre en mercancía: deberíamos reflexionar sobre lo que dicen esos ejemplos escogidos que nos ofrece gm en su columna de hoy.

  7. Oh Bardo sublime de armonioso énter, gentil gastrónomo de umbelíferas gualdas, espléndido espécimen de virtudes éticas, cerdo apestoso. (En mi libro de Preceptiva literaria se denominaba estrofa sáfico-adónica. Predomina la métrica yel ritmo sobre la rima, que está al alcance de los muy respetables troveros. Queda guapa, ¿a que sí?)

    Y no se le olvide mi don Bardo que ha tirado usted la primera piedra. Aquí te espero, Mariquita Romero.

  8. Mal sopla el solano, por lo que escucho, pero haya paz, amigos, haya concordia que lo que sobran son querellas. El tema era interesante de sobra para tener que recurrir a diatribas. O será que uno es muy ingenuo y no podían imaginar que el tráfico de obras de arte fuera como dice ja que va. Es interesante su razonamiento sobre la mercantilización del arte y sus consecuencias, y valerosa su defensa de Marx, que no tenía por qué equivocarse en todo ni mucho menos, como sabemos quienes hemos leído sus prosas. Un cura amigo mío fue felicitado por su ingenuo obispo una vez que le oyó un sermón en el que había embutido llanamente párrafos enteros arrancados a Marx y a Bakunin. Y cuando alguien quiso ridiculizar a monseñor, éste replicó que lo de la verdad de Agamenón etcétera. Hoy venía muy al hilo la cita marxiana, en definitiva, y ja no ha desaprovechado la ocasión para mostrar esa convicción suya de que el olvido de los clásicos obedece a modas pero no implica pérdida del valor.

  9. No se ponga como se ha puesto doña Epi, que a ese Bardo no le faltaba su pizca de razón, aunque sus palabras hayan resonado tan mal. Otro día que se nos escapa el tema, pero yo me incluyo en la culpa y lo lamento. Por cierto, que nunca he leído a Ortiz meterse con jagm, pero puede que se me haya escapado.

  10. 20:12
    Las duras vacaciones no me dejan tiempo para opinar de lo que no entiendo.

    Le debo una a D. Josiah porque gracias a sus reflexiones y a mis experimentos con cubatas me he convencido experimentalmente de que el agua del mar no va ha llegar hasta Calañas y de que los cubatas tampoco están mal.

    Este grillo temerario que atribuye al Guernica el mismo mérito, y no es poco, que a las viñetas de La Codorniz no está muy autorizado en el tema de hoy; pero me voy a sentenciar desde el punto de vista islámico, del que tampoco entiendo:
    No creo que ningún mahometano, por fundamentalista que sea, peque contra el Corán por coleccionar los mamarrachos de Miró y menos aún las últimas corrientes del actual “arte moderno”.

    A nuestra Sra. Atélite, con el permiso de D. Bardo, le paso la URL de un artículo de Javier Ortiz que podría ser el que ella busca:
    http://www.javierortiz.net/jor/apuntes/del-referendum-como-excusa

    También le digo a doña Atélite que si yo hubiera guardado los sellos que de niño entregaba para el Domund hoy sería millonario.

  11. Optimista, que es usted un optim., don Griyo. Yo he perdido nueve kilos en sellos, si sabré de qué hablo.

  12. Quizás me adelante a una primicia que correspondería al anfitrión el darla.

    El próximo día 25 de Agosto, JaGM presentará en “Las charlas del El Mundo” en Punta Umbría, a Antonio García Trevijano.

    Trevijano hará la presentación del “Movimiento Ciudadano para la República Constitucional” que él lidera.

    El veterano luchador por las libertades, de nuevo es la punta de lanza de otra movida histórica.

    Los de la “memoria histórica”, -unos y otros,- se subirán al carro e intentarán ningunearlo.

    Siento perderme el desarrollo de dicho acto. No podré estar en el Sur hasta primeros de Septiembre.

  13. Mi querido amigo, Pepe Griyo, mis disculpas por no poder participar más, llevo varios días intentando terminar asuntos de trabajo antes de irme de vacaciones en Agosto, y no puedo escribir todo lo que quisiera. Mis reflexiones pretendían mostrar lo complejo de los modelos meteorológicos y desenmascarar a tanto ignorante, como yo mismo, que sacan conclusiones desde el sectarismo más inculto. Pero lo peor es que esas conclusiones pretenden que sean verdades absolutas sin ningún contrate científico.

  14. 11:39
    Sí, D. Isaiah, pero la temperatura sigue subiendo. Felices vacaciones y, lo mismo, si pasea el portátil puede seguir participando. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.