Ha comenzado su serie de entrevistas ese gran profesional preterido que es Errnesto Seijas sometiendo al controvertido alcalde de Isla Cristina, Francisco Zamudio, a un interesante cuestionario que nos da la medida de lo que han de ser sus futuras entregas. En cuanto a Zamudio –listo como el hambre, eso no hay quien lo discuta– hay que decir que lleva razón cuando se planta municipalista con energía pero no tanta, quizá ninguna, cuando sostiene que él acata la disciplina de su partido cuando lo cree conveniente y no cuando no lo cree. Entre otras cosas porque Zamudio, como todos, nació a la política en una lista cerrada y eso, en buena lógica y estricta responsabilidad moral y política, obliga a integrarse en la estrategia del partido. Se puede rechazar el sistema –negarse a concurrir si no es en lista abierta– pero, evidentemente, ése no es el caso ni de Zamudio ni de ninguno. Su operación Giahsa fue una maniobra personalista respecto a la cual lo raro es que él se extrañe de que fuera interpretada como un guiño al PSOE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.