La Justicia tiene mucho de teatro, y llegado el caso de teatro bufo y hasta de “comedia dell’arte”. Ahora van a ver ustedes el juicio de Marbella, con casi un centenar de banquilleros y un año y medio (como mínimo) de sesiones por delante. Se va a inflar la telebasura y se van a inflar, por segunda vez, los propios presuntos a los que, por lo visto nada puede impedir que empuerquen la imagen de la vida nacional a cambio de cifras que ya quisieran cobrar jueces y fiscales en ese largo periodo. Y los cómplices políticos, al fresco: el partido que desde el poder propició la llegada de Gil para erosionar al PP y cobró (está demostrado) sus talones por la cara, la Administración que cerró los ojos ante el saqueo, los ropones que miraron para otro lado hasta que el resonó estruendo. ¡Arriba el telón! La opinión pública española nunca se debatió más bajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.