Ni un (des)Gobierno frentepopulista asistido por los síndicos como el que padecemos parece capaz de doblar el brazo a la empresa. Resultado, cientos de miles de criaturas tiemblan bajo el paraguas de los ERTE, esperando el acuerdo que no llega, un pie dentro y el otro fuera. ¡Con lo fácil que es “arrecoger” multitudes! Un vistazo a la relación de beneficiados en la Faffe –“esposas, cuñados, sobrinos, hermanos, hijos, amiguetes de la infancia, alcaldes afines y tránsfugas”, resume la información— lo demuestra sin lugar a dudas, aunque haya que respetar la consabida presunción. ¿Por qué un mandamás como Bendodo acogerá a ese asilo bajo su ala? Nadie lo sabe, pero el juez Vilaplana –nuevo “Incorruptible”– le ha pedido a los picoletos que repasen esa lista. El “colócanos a tos” no se lo gritaron sólo a don Natalio Rivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.