Nueva manifestación clamorosa de los amenazados trabajadores de Astilleros, en esta ocasión ante la sede la delega de la Junta en Huelva, lo que, de atenernos al criterio adelantado por el pintoresco Baluffo, “confirma” que esos engañados “confían” en la Junta lo mismo que en el partido cuya sede abroncaron días pasados. Ya veremos cómo sale cada cual en la inminente foto parlamentaria, porque en ese debate propiciado por el PP ya no le va a quedar margen al PSOE para más desmarques sino que tendrá que asumir sus responsabilidades no sólo por el presente incumplimiento de los compromisos, sino por el evidente engaño a que ante sometió a la plantilla. El cuento, como la mentira, se puede ocultar un tiempo pero, al final, se acaba descubriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.