El alcalde de la capital, Pedro Rodríguez, ha estado en el Congreso, en unión de otros regidores, para reclamar recursos inmediatos que alivien la crisis aguda de la administración municipal. Los Ayuntamientos están asfixiados, en parte por el enorme gasto que generan, pero también porque ni la Junta ni el Gobierno tienen la menor intención  de aliviarles un mal trago que a los que su mismo color partidista ya se lo alivian de mil maneras. Hace mucho que sabemos que las Diputaciones sobran en un régimen autonómico y a la vista está que se han convertido en un colocadero de clientes políticos y un altavoz de su partido. La gran burbuja de esas Administraciones va a dejar chicas el día que explote a las que ya hemos visto estallar en los últimos azarosos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.