Como se acercan las elecciones y hay indicios sobrados de que el servilismo de IU respecto del PSOE pudiera costarle una caída irreparable, la coalición ha soltado el incensario para coger el látigo electoralista y denunciar los incumplimientos de Chaves, sus proyectos de leyes hibernados, sus promesas en el aire y sus camelos flagrantes. A los ciudadanos observadores quizá no escape, sin embargo, que esta tardía e inofensiva oposición poco o nada supone tras otra legislatura sumisa en la que IU ha apoyado con firmeza los grandes objetivos de Chaves al tiempo que le ha servido de legitimador a la hora de impedir que el Parlamento jugara un papel medianamente creíble. A ver quién va a tragarse la proclama de Concha Caballero, mismamente, tras haberla visto y oído defender el bodrio estatutario a cambio de las lentejas viudas que caben en un plato pequeño. ¡Pues vaya novedad que Chaves tiene la tira de promesas incumplidas! La pregunta es por qué IU no se ha dado cuenta de ese retraso hasta que la legislatura apunta ya a la recta final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.