Dura situación la provocada por el auto judicial que imputa al propio alcalde y a quince vecinos en relación con el choque entre payos y gitanos ocurrido hace año y medio en el pueblo. El alcalde acusa al Subdelegado del Gobierno por no poner los medios adecuados para evitar el ataque racista, IU protesta por ver a su primer edil en ese brete mientras los concejales del PSOE que también asistieron a la manifestación de marras se han quedado fuera y sin problemas, y hasta llega a insinuar connivencias políticas en el asunto judicial. Mal negocio, porque nada bueno ha de salir en complicar un pleito que convendría liquidar con la menor tensión posible cuanto antes mejor. Lo que ocurrió en Cortegana no es aceptable en una democracia y las responsabilidades deben ser depuradas sin contemplaciones pero con claridad absoluta. Dejar zonas de sombra en ese triste paisaje no puede acarrear más que el agravamiento de la situación.

2 Comentarios

  1. Creo que no refleja bien la responsabilidad de cada cual en Cortegana. El alcalde, por ejemplo, debería ser tratado mejor por Arón, sin negar que su crítica es justa. El delegado del Gobierno tuvo también mucha culpa. ¿Y por qué quedan fuera del banquillo los concejales del PSOE que asistieron a la manifestación racista igual que los otros colegas y vecinos? Usted dirá, si puede y quiere, pero me parece que sería lo justo aclarar todas estas cosas.

  2. Pues sí, señor, lo refleja bien, aparte de que puedan hacerse precisiones y distingos. El fondo es el que es: fue un acto racista y debe ser sancionado conforma a la Ley. ¿Alguien puede objetar algo racional a eso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.