Como no corten con mano firme los ataques vandálicos que se están produciendo en Beas puede que cualquier día nos encontremos con alguna situación dramática si es que no trágica. Asombra la pasividad de la subdelegación del Gobierno ante esos ataque sufridos por los miembros del gobierno municipal tanto como resulta sospechosa la aparentada indiferencia del PSOE provincial con unos hechos –la desaparición de una grave suma de dinero denunciada por el Tribunal de Cuentas— que hace que los ciudadanos miren con recelo hacia esa organización, que debería ser la más interesada en aclarar el mangazo o lo que sea. Lo que no se puede tolerar es la brutalidad y menos esa secuencia de incendios al parecer provocados contra el patrimonio de los legítimos regidores del pueblo y sus familias. El PSOE debe una explicación y el Gobierno una solución. De inhibirse, uno y otro tendrán que cargar con la responsabilidad de lo que ocurrió y de lo que está pasando o pueda pasar.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.