Son frecuentes las noticias sobre perros y gatos en relación con la política, incluso al margen de la mera relación entre sus protagonistas. Quitando a los linces, al menos en España, pocas criaturas tienen tanta presencia política como esa dos especies domésticas que han adornado pro tradición la intimidad de los próceres retratando de paso, mejor que cualquier espejo, la recóndita condición de sus poseedores. El perro de Obama, quiero decir, el que el Presidente le ha regalado a sus hijas, será al fin un perro de aguas portugués, pero no sin antes haber elevado la polémica a niveles considerables puesto que había en la opinión ideas para todo, desde un razonado catálogo de razas hasta la propuesta derecha que sugería la adopción de un callejero como símbolo de gran alcance político, para suceder al relamido y fotogénico ‘Barney’ del último Bush (toquemos madera) como dueño y señor de los jardines presidenciales. Lo último en la materia, sin embargo, no va de mascotas sino de política pura, pues se trata de la iniciativa de una diputada del PSOE madrileño que ha lanzado sobre aquella abrumada Asamblea nada menos que 77 preguntas sobre la situación en que se encuentran perros y gatos dentro de esa hoy convulsa autonomía. La crisis puede esperar, el fantasma del paro, incluso las comisiones que investigan los escándalos recientes no parecen correr tanta prisa como saber qué tal les va en la vida a esos amigos del hombre tan incondicionales como ese minino de nombre ‘Boïan’, perdido en una mudanza, que acaba de recorrer, en la Siberia Oriental, setenta kilómetros hasta encontrar a sus dueños o como diría Antonio Burgos, hasta dar con su familia.

Yo no sé qué dirían los socialistas clásicos si levantaran la cabeza para ver en qué han quedado sus generosos maximalismos, pero tengo por evidente que una exhibición como la de esa diputada cae más lejos de Pablo Iglesias que del “mínimo y dulce Francisco de Asís”, el que trataba con los lobos y predicaba a los peces. Lo que no sé es que pensarán sobre el particular, arracimados en la cola del comedor público, esos miles de ciudadanos desarbolados por la crisis que andan comprobando lo poco que les sirve en la práctica una presunta izquierda que concentra su atención en las mascotas perdidas, en la suerte del lince, o en el carril bici antes que en sus duquitas negras, en las penas y problemas reales y urgentes que afligen al animal que hasta ayer se tuvo por el rey de la Creación. La frivolidad es un exponente incontestable en toda decadencia. Dentro de la política es, además, una estafa al electorado.

20 Comentarios

  1. Ya ven en lo que pierden el tiempo, y sobre todo ya ven qué clase de narcisismo gasta esta panda de ocurrentes a los que la vioda les ha regalado todo. El problema no es de ella sino del quien la deja hacer cosas semajantes con la que tenemos encima.

  2. También hubo una diputada del PP que presentó creo que era dos mil enmiendas o algo así. ¿No se llama eso obstruccionismo?

  3. Iba a comentar otra cosa peor me ha tirado d ela lengua Abur: no, porque las Cámaras, desgraciadamente, tiene por costumbre no contestar a eas preguntas e iniciativas sino dejarlas «decaer», esto es esperara que acabe la legislatura y las preguntas se queden en papel mojado.

  4. Lamento mi ausencia de ayer, porque le tema bien lo merecía. Hoy celebro erstra aquí para conformarme con lo que dice el autor y con su interpretación de los hechos- Tebemos muy poca experiencia parlamentaria porque nuestra clase política, en su mayoría, ha sido pescada son cebo de partido. ¡Qué se puede esperar de ella?

  5. Perros y gatos. A esa señora había que llevarla a dar una vuleta por la cola de parados de que nos hablaba usted el otro día. Y luego despedirla con viento fresco para que fuera a exhibir su ingenio al mundo de la competencia real.

  6. Le leo todos los días. Hoy me parece que ha dado usted en un clavo que cuirosamente no ha martilleado como se merece casi ninguno de sus colegas. Como tantas veces. Lo de África que escribió ayer era estupendo, en especial, su denuncia de complicidad de las «potencias» con las dictaduras aborígenes creadas por ellas mismas.

  7. Le vi y escuché ayer en CS. Buen debut. ¿Cua´nto tiempo le van a permitir a usted que siga? Porque no se le ocultará que lo est´ñan utilizando, aunque coincido en que usted no pierde nada mientra sno pierda su independencia. Adelante. Me lo pasé bien con ese programa insólito.

  8. Estas cosas (lo de las preguntas parlamentraias cobre perros y gatos) ocurren porque esta gente no tiene ni idea de lo que trae entre manos y además tiene que procurar al precio que sea que la crisis, su gran fantasma, no aparecza por el hemiciclo. Si la deja su partido hacer esa estupidez, por algo será.

  9. Sería curioso ver un catálogo de preguntas parlamentarias. Más ver las respuestas conseguidas. Y más todavía, si cabe, comprobar cuantas decaen, como se ha señalado antes. Ah, y cuántos parlamentarios no se molestasn siquiera en hacer el papel. Los hay (ZP era uno de ellos) que vivenm del prfesupuestos durante décadas sin abrir la boca más que para abuchear a la oposición.

  10. No sé qué les extraña en este asunto tratándose de unos «trabajadores» que con frecuencia no asisten ni al Pleno. Si no fuera porque ellos se lo guisan y ellos se lo comen…

  11. Bueno, hombre, tampoco hay que ser exigente. ¡Para una vez que se toman la molestia de darle al ordenador! Los regímenes representativos han de cargar con esta rémora de los representantes, una mayoría de los cuales no sabe ni lo que representa. Nos van a echar de la democracia, entre unos y otros.

  12. …se presentó el proyecto Gran Simio que pretendía equiparar el hombre a ese gran grupo de animales, s´ñño uan de cuyas ramas parece ser que nos antecede en la filogenia. Que en esta se preocupen de perros y gatos es, después de topdo, tranquilizador, porque soy de los que creen que –salvadas un puñado de respetables excepciones– mientras menos inciativa tenga esta gente, mejor que mejor.

  13. Cuidado porque estas derivas de la política con minúscula está echándonos fuera del terreno d ejuego, como sugiere su Señoría Ropón.

  14. Mientras mis paisanos ultiman su fiesta de la pólvora es un alivio saber que este fresco Casino se mantiene abierto. Hoy como tantos días me encanta dejar constancia de mi coincidencia con lo escrito por el columnista/patrón, que ayer, por cierto, escribió una antológica denuncia del fariseísmo de Occidente en relación con África.

  15. Me he reído lo mío con esa broma final de jagm sobre la degeneración de la socialdemocracia… hasta el carril-bici…

  16. Este hombre no tiene precio.
    Me caigo de sueño pero me descubro ante la crítica a esta mofa del ser humano. Animales de compañía para consolarnos de una hiriente realidad: la inexistencia de un verdadero espacio público. Demasiado trágico para encontrar el mínimo motivo de sonrisa.
    Vean en el youtube a los delfines jugando con las burbujas que ellos fabrican y díganme si no entran dudas sobre cuál es la especie más evolucionada.
    http://www.youtube.com/watch?v=DqC5l2n2Mc0

    (Después de verlo en el programita se me vino a la cabeza aquello de ¡Máximo, Máximo, Máximo!)

  17. para eso le pagamos , no? para que sinvergüenzen todo lo que quieran, como cita usted y dice nuestro querido Don Antonio no passssa nadaaaaa. un saludo Don Jose Antonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.