A Pekín se ha ido la consejera de Justicia para difundir la buena nueva del imparable  progreso autonómico andaluz y explicarle a los chinitos que “el gran reto de la Administración andaluza es el autoservicio de la ciudadanía y el tejido empresarial”, toda vez que esa ciudadanía sería ya, en esta Babia a la cola de Europa, “el eje del sistema”. Muy bueno lo de la consejera, y muy caro, pueden estar seguros, cosa sobre la que una oposición parlamentaria como la gente debería exigir a la Junta explicaciones en el Parlamento. Eso sí, no me digan que no es de cuchufleta total el extravagante periplo de una consejera de la Junta para exhibir como excelente una de las grandes llagas del régimen autonómico, a saber, una función pública rutinizada al máximo, sometida funcionalmente al poder político y del todo ajena a los ciudadanos. Claro que ya pueden imaginarse el auditorio chinés de la consejera si al propio Chaves hubo que meterle alguna vez en el aula cuatro gatos para que no se quedara solo en una universidad donde pretendió lucirse a costa de todos. Aquí no hay más chino que valga que el contribuyente andaluz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.