Espectacular la cena-homenaje al juez Serrano, tan injustamente separado de sus funciones por una inasumible sentencia del TSJA. La crónica habla de la presencia en ella de políticos, sacerdotes (hasta un  obispo), empresarios, periodistas o policías, es decir, una representación más que curiosa de una sociedad civil por lo general tan poco movilizable como la nuestra. Mal deben de andar las cosas en esa Justicia cuando un magistrado necesita que lo apoyen los ciudadanos. Si el Tribunal Supremo no echa abajo esa barbaridad dará una prueba más de lo lejos que andan los ropones de quienes circulan por la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.