No aparecen las cintas grabadas entre el barco encallado en Algeciras, el del vertido de fuel, y la torre de control de la Capitanía Marítima, es decir, los registros de lo que hablaron realmente el capitán de la nave en inminente peligro y la autoridad a la que correspondía –como en su día en la Costa da Morte, ¿recuerdan?– decidir si traerla a puerto o alejarla en el mar. ¿La ministra? La ministra, al pairo, descarada hasta el punto fallido de decir que el PP “no ha podido tener su ‘Prestige’ ”, lo cual es tan cierto como que sólo las circunstancias han impedido esa catástrofe. Estos políticos no lamentan las tragedias sino que las manejan como armas contra el enemigo y, por lo que se, casi (o sin casi) las celebran cuando pueden chapapotear un Gobierno como ya sucediera. Pero la desaparición de las cintas grabadas es un escándalo y una trola que no se cree nadie, explicable sólo por la maestría propagandística del PSOE. Si esto le ocurre a Chaves en la oposición se monta la que ha sido incapaz de montar una oposición dividida entre el complejo y la prebenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.