Otro leñazo estadístico, otro indicador social que tritura el optimismo juntero, una nueva demostración de que entre nosotros la autonomía no ha aportado casi nada que no haya traído la propia inercia de los tiempos. Se trata esta vez del viejo tema del analfabetismo, cuya derrota fue vendida mil veces por los optimistas, pero que, según las cuentas del mismísimo Instituto Nacional de Estadística (INE), es decir, del Gobierno, siguen siendo hoy temibles: más del 18 por ciento, casi uno de cada cinco andaluces, no sabe leer ni escribir, cifra sonrojante que supera en más de cinco puntos la  media nacional. Líderes en analfabetos, en fracasados escolares o en parados, a la cola en la inmensa mayoría de esos indicadores socioeconómicos, Andalucía no es el emporio imparable que publicitan con nuestro dinero, sino un tremendo fracaso. Un régimen autonómico que no cumple ya el cuarto de siglo nos ha llevado en círculo vicioso a la línea de salida en lugar de conducirnos a la meta.

1 Comentario

  1. Querido Jose Antonio
    Andalucia jamas será ilegible. Bajo el barro está el oro de sus gentes, aunque el 20% sea analfabeta (de libro escrito, no de otras cosas).
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.