No sé si Griñán distinguirá entre las críticas de quienes lo hemos apreciado y apreciamos, y aquellas otras de quienes tratan de arrastrarlo, pero no sería decente callarnos ante el modo inquietante en que se está deslizando por la pendiente retórica y camelística. Decir, por poner un caso, que Chaves ha dejado a Andalucía convertida en un “referente de Europa”, cuando la única realidad es que somos el vagón de cola del continente, es una frívola pamplina que no tengo la menor duda de que él considera como tal a pesar de utilizarla. Aparte de que lo que de él se espera es, precisamente, que saque a la autonomía de ese pozo de ridículas pretensiones. El arte de la arenga linda con el disparate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.