A unos descerebrados de la pedanía granadina de Híjar no se les ha ocurrido nada mejor que pintar con tinta azul –ojo al símbolo– la fachada de la sede granadina del PSOE con un letrero/eslogan que no sé si, a estas alturas, es más ingenuo que anacrónico: “Rojos al paredón”. Ya sé que vuelve a estar de moda ese lenguaje fusilero por ambas partes, pero lo menos que se les podría pedir a estos/as majaretas es que apunten bien. Ya sé que ZP proclama que es “rojo”, pero eso es algo que, naturalmente, no se tragan ya más que cuatro viejas noveneras. A un amiguete mío que puso un famoso bar de copas madrileño trató de atracarlo un presunto drogota con una jeringa pidiéndole incontinnete cuarenta duros para heroína, pero mi amigo, sin despeinarse, se limitó a decirle: “Anda, tío, date una vuelta por el barrio y cuando te enteres de lo que vale el ‘caballo’ vuelves por aquí”. ¡Mira que llamarle “rojos” a esas criaturas sociatas! Afortunadamente estos brigadistas del amanecer no saben ya ni a quien darle el paseo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.