La política, pudiendo tanto, no es capaz de funcionar sin socios y “amigos políticos”. Ya ven con qué celeridad se ha apresurado la Junta, por boca de la consejera de Medio Ambiente –pura ‘mandada’ en este negocio—que la Administración no tiene “ninguna opinión” sobre el oleoducto que el gran socio del PSOE proyecta construir frente a Doñana atravesando dos provincias. Los favores se pagan y los que ese “emprendedor” le viene haciendo al partido en el poder están a la vista, de manera que, como prometió el propio ZP, habrá oleoducto, digan los pueblos lo que digan. El destituido biólogo Morata era un ingenuo. Su sucesor, González, un especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.