La huelga, paro, demostración o como ustedes quieran llamarle a la acción unánime de jueces, magistrados, secretarios judiciales y funcionarios de esa Administración, no tiene precedente. Tampoco ha sido organizada por nadie sino que responde a una reacción generalizada ante la perfecta indiferencia de la Junta y el Ministerio frente a la “acuciante” situación (Fiscal Superior de Andalucía) que padecen los Juzgados y las Audiencias. Los políticos no les hacen ni puñetero caso sabiendo a ciencia cierta que su trabajo es imposible y ni siquiera cuando ocurre un caso como el de Mari Luz, que ha desencadenado esta vorágine, mueven un dedo por remediarlo, como los hechos han demostrado. Por vez primera quienes administran la Justicia se plantarán frente a un Gobierno ingerente que pretende y tiene casi conseguido dominarlo a través de los controles jerárquicos. Puede que estemos ante un acontecimiento histórico. El martes asistiremos a él con la esperanza de que sirva para enfrentarse al caos actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.