Demuestra Hacienda en un informe oficial la enorme distancia que separa a las comunidades forales, País Vasco y Navarra, de las demás y, en esa perspectiva, el desfase que lastima a Andalucía. En resumen, que con la autonomía nos hemos quedado sin el fuero y sin el huevo pero, ojo y que nadie se engañe, porque ello no es responsabilidad exclusiva de este Gobierno sino de cuantos ha habido en nuestra democracia cojitranca. ¡El cupo! –habría que decir el “cuponazo”— es el instrumento que nos separa tanto, igual en sanidad que en educación y demás servicios sociales, y, ciertamente, es tramposo lanzar ahora el agravio contra un Madrid que siempre ha estado en el mismo sitio. Alguien “ens roba” –a nosotros, sí que sí—y todavía hay quien dice que ése es el precio de la paz social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.