Ya son cuatro los alcaldes del PSOE “prejubilados” en los ERE fraudulentos en condición de “intrusos”. Demasiados para una comunidad cuyos datos de paro –los que acabamos de conocer—la sitúan a la cabeza de Europa. ¿Cómo puede seguir la Junta manteniendo el tono bajo, como si de una rutina se tratase, sin explicar las circunstancias de este saqueo y, sobre todo, sin procurar el reembolso de lo afanado ni en uno solo caso? Jubilar a un “amigo político” con 44 años es una auténtica golfería, como lo fue “prejubilar” a otro que hacía varios años que no cumplía ya los 65. La Junta ha dilapidado por entero su prestigio en esta operación del “fondo de reptiles” en una sociedad que tiene ya prácticamente mano sobre mano a uno de cada cuatro ciudadanos en edad de trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.